Intensifica los cuidados de tu piel en verano

28/07/21 

Si bien lo ideal es protegernos durante todo el año, durante el verano, la intensidad de los rayos UV aumenta y no podemos permitirnos descuidos. La luz UV se presenta en tres formas: Ultravioleta A (UVA), ultravioleta B (UVB) y ultravioleta C (UVC):

  • La UVA contribuye al daño cutáneo. También reitera los efectos cancerígenos de los rayos UVB y se consideran uno de los causantes del cáncer de piel.
  • La UVB proporciona la energía que la piel necesita para obtener vitamina D. También es responsable de las lesiones solares y del daño directo en el ADN.
  • La UVC es bloqueada por la atmósfera terrestre y, en consecuencia, no llega hasta la piel.

Para evitar o minimizar los efectos del sol en la piel, es imprescindible llevar a cabo una adecuada fotoprotección: una buena protección solar es necesaria para reducir la tasa de cáncer de piel que ha aumentado en los últimos años en España.

Los protectores solares son agentes que ayudan a prevenir que los rayos ultravioletas (UV) lleguen a la piel y varían en su capacidad para proteger contra los rayos UVA y UVB.

El Factor de protección Solar

El factor de Protección Solar (FPS) es el tiempo máximo que puedes estar expuesto al sol sin quemarte. La fórmula para calcular dicho tiempo consiste en:

  • multiplicar el tiempo que tu piel de forma natural podría estar expuesta al sol sin quemarse: esto varía en función del fototipo de cada persona.
  • por el factor de protección solar de la crema solar que escojas.

Este tiempo máximo no es extensible, no se alarga con cada reaplicación de creama solar.

Cuanto más elevado sea el FPS mayor es el nivel de protección, pero cuanto más alto es el número, menor es la diferencia:

  • Los protectores solares con FPS 15 filtran aproximadamente 93% de los rayos UVB,
  • Los protectores solares con FPS 30 filtran aproximadamente el 97%,
  • los protectores solares con FPS 50 filtran alrededor del 98% y
  • los que tienen FPS 100 aproximadamente el 99%.

Ningún protector solar brinda protección total y hay que aplicarlo cada dos horas para que no pierda su efectividad

Existen diferentes tipos de piel y cada una de ellas tolera mejor y peor los rayos de sol. Según una serie de características personales, se consideran personas con mayor riesgo de desarrollar los efectos indeseables del sol las que tengan alguna de las siguientes características:

  • Pasar demasiado tiempo al sol, ya sea por motivos laborales o de ocio
  • Exponerse al sol de forma intensa en cortos periodos de tiempo como ocurre en las vacaciones
  • Piel clara, ojos claros y pelo rubio o pelirrojo (fototipos bajos) o que sufren quemaduras con facilidad
  • Haber sufrido quemaduras solares en al infancia
  • Tener muchos lunares y/o pecas
  • Tener historia familiar de cáncer de piel
  • Estar trasplantado de algún órgano
  • Tener más de 50 años

En definitiva, NO TE OLVIDES LA PROTECCIÓN SOLAR.

Como mínimo se recomienda que el protector sea de 30 para conseguir crear la película protectora que necesita nuestra piel. Recuerda: ¡úsalo también en los días nublados!

Últimas Entradas