Las particularidades de la jornada intensiva de verano

19/07/21 

La jornada laboral intensiva, o también llamada jornada continua, suprime el parón de la comida, abre la puerta a ocho horas de trabajo continuadas y es frecuente en los meses de verano favoreciendo la conciliación y mejorando la motivación de los empleados.

La jornada intensiva es característica en los meses de verano, debido a la bajada del volumen de trabajo sea por la toma de vacaciones de los trabajadores o porque las altas temperaturas impiden desempeñar la realización de determinados trabajos, como ocurre en sectores como el de la construcción.

La jornada intensiva es la jornada de trabajo diario que se lleva a cabo sin ninguna pausa ni interrupción para comer.

La jornada intensiva no es obligatoria, depende de cada empresa y se suele implantar desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre, aunque las fechas están sujetas a la voluntad de la empresa, así como los horarios, que pueden variar desde 7:00 – 14:00 hasta 8:00 – 15:00 en verano.

¿Cómo se regula la jornada intensiva?

Las jornadas de trabajo están reguladas en el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores. No se hace una mención específica a la jornada intensiva de verano.

La regulación de esta materia recae en los convenios colectivos, quienes concretan los meses de aplicación y las particularidades. En el caso de que no haya convenio o que no se regule en este, es la empresa la que determina si aplica o no la jornada intensiva en verano y durante cuánto tiempo.

¿Cuántos meses suele durar la jornada intensiva?

Lo más habitual es que sea durante los meses de verano: julio y agosto. Pero algunas empresas establecen que sea desde 1 de junio al 30 de septiembre, otras de 15 de junio al 15 de septiembre, otras solo los meses de julio y agosto, otras solo agosto, etc.

¿Cuántas horas se trabaja?

Lo normal es que la jornada intensiva conste de seis horas de trabajo. Muchas empresas compensan las dos horas de menos que se trabaja cada día en verano, alargando un poco la jornada más allá de las ocho horas diarias el resto del año.

La regulación de la jornada laboral viene determinada por el número de horas, en cómputo anual, que hay que trabajar. Por eso no importa que en verano se hagan menos horas, siempre y cuando en el recuento anual se ajuste a lo estipulado.

Desde el 13 de mayo de 2019 es obligatorio que las empresas registren las horas que trabajan sus empleados. El incumplimiento del registro de jornada laboral de la plantilla puede conllevar sanciones de hasta 6.250 euros. https://www.anteacheckin.es/

¿Hay derecho a descansar durante el horario intensivo?

El Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 34.4, recoge que la jornada continua que exceda de seis horas debe tener una pausa de 15 minutos (la empresa puede reconocer descansos más largos).

Últimas Entradas